ARIADNA

HESSISCHES STAATSBALLETT DARMSTADT WIESBADEN 2016

La pieza de Marcos Morau & La Veronal usa la escultura helenística de la Ariadna Dormida  como marco simbólico para profundizar en la búsqueda de la belleza, la perfección y la calma en medio de la tempestad de la contemporaneidad.

El trabajo se materializa en un espacio que es ninguna parte, colocado en el vacío y que evoca el ejercicio contemplativo.

Parar el tiempo y resguardarse en aquel lugar donde nadie ni nada nos puede encontrar y perturbar. El sosiego es algo absolutamente íntimo y personal que ni cosa ni persona puede ofrecer sin nuestra voluntad activa. Así mismo ocurre con la experiencia estética, única e intransferible, pues la belleza es un concepto absolutamente subjetivo. De este modo la belleza de una pieza de arte que consideramos bella produce un placer inmenso cuando nos abstraemos de la realidad y nos detenemos a contemplara. El placer es un premio que nos encontramos, no un fin a perseguir. Una sorpresa, un hallazgo que únicamente se consigue en la suspensión de la expectativa, al sumergirse en el instante.

ARI_ARI_
ARI2_ARI2_